Bloch, Since 1932

Jacob Bloch, un zapatero de profesión, emigró a Australia del este de Europa en 1930 durante el apogeo de la Gran Depresión. Tres años más tarde se había salvado de fondos suficientes para llevar a cabo su esposa y tres hijos.

EL amor de Jacob de la música y el baile lo llevó a las escuelas de ballet locales y en una de estas escuelas se fijó en una joven bailarina que luchan por mantenerse en punta. Jacob prometió que haría un mejor par de zapatillas de punta a bailar, y así lo hizo. Era 1932, cuando las primeras zapatillas de ballet Bloch se hicieron en un taller de encendido de velas en Paddington, Sydney. En ese momento, Paddington era muy lejos de la zona de moda y afluente que es hoy.

La reputación de Jacob para la fabricación de zapatos de baile de alta calidad se extienden rápidamente. A finales de la década de 1930 muchas compañías de ballet en el extranjero recorrieron Australia, incluyendo el Ballet Ruso de Monte Carlo.

Jacob hizo zapatos para muchas de estas bailarinas rusos que visitan, entre ellos Olga Spessitzava, Tamara Toumanova, Irina Baranova, David Lichine, Tatiana Riabouchinskaya y Helene Kirsova, todos a sus propias especificaciones.

Su esfuerzo fue tan exitoso que generó la creación de una gama completa de danza y baile productos de moda. Desde entonces, el rápido crecimiento de la reputación de Bloch ha establecido la marca como uno de los más confiables en la industria.

En pocas palabras, el ADN de baile de Bloch es cada producto que fabricamos. Hoy Bloch está cumpliendo la promesa hecha por su fundador hace todos esos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *